Inflavet


Registro ICA: 4492 DB


Presentación comercial:Frasco en vidrio por 20 mL.

Composición: Cada mL de solución inyectable contiene:

Betametasona sodio fosfato..................... 2.0 mg

Excipientes c.s.p ............................. 1 mL

iconDescripción

La Betametasona es un antiinflamatorio esteroideo eficaz para el tratamiento de inflamaciones de origen traumático, musculo esquelético, coadyuvante en el tratamiento de afecciones alérgicas y ́por su efecto glucogénico es recomendado en cetosis primaria. Ejerce sus efectos antiinflamatorios por inhibición de las células inflamatorias y supresión de mediadores de la respuesta inflamatoria. Tiene una actividad antiinflamatoria entre 10 y 20 veces superior a la de la prednisolona. Los corticosteroides en los animales se metabolizan en el hígado y su eliminación se realiza por vía biliar y renal.
Las acciones de los corticoesteroides son muchas y están difundidas, e incluyen alteraciones del metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y lípidos; conservación del equilibrio de líquidos y electrólitos, y preservación de la función normal de los sistemas cardiovascular e inmunitario, riñones, músculo estriado, así como los sistemas endocrino y nervioso. Los corticoides naturales se fabrican en la corteza de las glándulas suprarrenales a partir del colesterol, mediante la acción coordinada de varias enzimas. Su producción está regulada por una hormona sintetizada en la hipófisis denomina hormona adrenocorticotropa (ACTH), la que, a su vez, está regulada por otra hormona segregada en el hipotálamo, denominada hormona liberadora de corticotropina (CRH), dando lugar de esta forma al eje funcional conocido como eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenales. La influencia hipotalámica sobre el eje se pone de manifiesto en el ritmo de secreción (ritmo circadiano) que se transmite a las glándulas suprarrenales, de forma que la secreción de cortisol (hormona activa producida por la glándula suprarrenal) es máxima alrededor de las ocho de la mañana y mínima a última hora de la tarde. Esta regulación se pierde en situaciones de estrés, en las que se mantienen niveles elevados de forma sostenida.
El principal efecto de los corticoides proviene de su actividad antiinflamatoria, que logra por mecanismos diversos, ya sea promoviendo la transcripción o no transcripción de determinados genes (vía genómica), o por otros mecanismos (vía no genómica). En general, se atribuyen los efectos antiinflamatorios a la inhibición de la transcripción, y los efectos secundarios a la activación de la transcripción. La vía genómica se caracteriza por ser efectiva en dosis bajas y por su lentitud, dado que necesita la unión del corticoide a su receptor en la célula y la posterior puesta en marcha de todo el mecanismo de la transcripción genética; no se aprecian cambios significativos hasta aproximadamente 30 minutos después de la administración del corticoide. Sin embargo, también se han descrito efectos de corticoides al cabo de segundos o minutos de su administración, lo que se explicaría por la existencia de mecanismos de acción distintos (no genómicos), específicos o inespecíficos, para los cuales se han propuesto diversas teorías. Los mecanismos de acción a nivel celular se traducen en una serie de efectos sobre la respuesta del sistema inmunitario, inhibiendo la acción de mediadores proinflamatorios y estimulando la acción de mediadores antiinflamatorios. Esto, a su vez, tiene su reflejo en los cambios que tienen lugar en las diferentes poblaciones de células que intervienen en la respuesta inmunológica, y en los procesos inflamatorios: células dendríticas, linfocitos T, macrófagos, granulocitos, mastocitos; todo ello dirigido, en última instancia, a proteger nuestro organismo de los daños que provocaría una respuesta inmunitaria. Puede mostrar efectos en:
•• Metabolismo: aumentan la glucemia, por lo que pueden provocar un mal control en la diabetes; inducen la destrucción de proteínas, dando lugar a una disminución de la masa muscular, e incrementan la lipolisis, acrecentando la concentración plasmática de colesterol •• Sistema osteoarticular: incrementan la pérdida de calcio y de fósforo del hueso; reducen la absorción de calcio en el intestino y aumentan su eliminación renal, favoreciendo la aparición de osteoporosis y aumentando el riesgo de fracturas. •• Sistema inmunitario: favorecen la aparición, reactivación o empeoramiento de infecciones bacterianas, así como las causadas por virus, hongos, etc.; sin descartar aquellas producidas por gérmenes poco habituales u oportunistas. •• Eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenales: según sea la dosis, la duración del tratamiento y la forma de administración, inhiben en mayor o menor medida la secreción de ACTH por la hipófisis, pudiendo ocasionar la atrofia de la corteza suprarrenal. La administración sistémica no es necesariamente una terapia especifica por lo cual se recomienda el manejo integral de terapéuticos para minimizar los efectos no deseados y maximizar sus beneficios terapéuticos. Entre sus múltiples usos se recomienda en el uso de en afecciones de la glándula suprarrenal, desordenes alérgicos (cutáneos, prurito, sistémicos, generalizados, respiratorios.), enfermedades de disco intervertebral, traumas en columna que afecten el cordón espinal, artritis, endotoxemias, shock séptico y algunos desordenes autoinmunes. Medicamento de uso concomitante con terapias que brinden especificidad a la patología en curso.

iconIndicaciones


- En Bovinos, Equinos, Porcinos, Caninos y Gatos para el tratamiento de inflamaciones de origen traumático a nivel de músculos y articulaciones. Coadyuvante en el tratamiento de afecciones alérgicas y en la cetosis primaria de bovinos.
- Otras indicaciones a criterio del Médico Veterinario.

iconDosis y vías de administración


- Vía intramuscular, subcutánea o intravenosa.
••Bovinos: 5-20 mg. En la práctica de 2.5-10 mL. En cetosis la dosis es de 20 mg (10 mL).
••Equinos y Porcinos: 2.5-5 mg. En la práctica de 1.25-2.5 mL. ••Caninos: 0.25-1 mg. En la práctica de 0.1-0.5 mL.
••Gatos: 0.125-0.5 mg. En la práctica de 0.1-0.3 mL. La dosis intravenosa es de 10 mg (5 mL), diluida en 400-500 mL de solución de glucosa (10%-40%). La dosis, frecuencia y duración del tratamiento a criterio del Médico Veterinario.

iconPrecauciones


- No es conveniente su uso en animales con hipertensión, hipoproteinemia, diabetes, osteoporosis, fracturas, enfermedades degenerativas de las articulaciones, úlcera péptica, alteraciones cardiacas o hepáticas.
- No administrar a hembras en el último tercio de la gestación.

iconTiempo de retiro

Los animales tratados no deben sacrificarse para el consumo humano hasta 7 días después de finalizado el tratamiento. La leche producida durante el tratamiento y 72 horas después de finalizado el mismo, no debe darse al consumo humano.